Reflexiones sobre el enorme reto que tenemos por delante quienes estamos comprometidos con un país que realmente ofrezca oportunidades de formación para todos.

El 3 de octubre se desarrolló nuestra XV Asamblea anual y la celebración de 15 años de trabajo por la educación del país:un día para reconocer el esfuerzo de muchos empresarios, aliados y colaboradores que han hecho posibles todos nuestros logros. En especial,resonó un nombre en los relatos y remembranzas de los panelistas, expositores y asistentes: el del Dr. Nicanor Restrepo Santamaría.

Precisamente, ese día lanzamos “15 cartas a Nicanor”, un libro en homenaje a él, uno de nuestros fundadores, quien dejó una profunda huella en todo lo que hacemos, con cartas escritas por otros fundadores, miembros del Consejo Directivo, representantes del sector público, privado, de cooperación y de la academia, y actores directos de instituciones educativas con las que hemos trabajado.Cada uno de sustestimoniosemocionan, por la historia que encierran y por los logros que evidencian: hemos contribuido a hacer de la educación el primer rubro de inversión del Estado y de las inversiones sociales del sector productivo colombiano, y hemos aportado al debate educativo y a la definición de políticas públicas en temas como construcción de ciudadanía, educación inclusiva, fortalecimiento regional y acompañamiento y formación a directivos y docentes. Solo entre junio de 2016 y junio de 2017,ejecutamos proyectos por 8.800 millones, y los empresarios miembros de la Fundación invirtieron $121.000 millones en programas para el fortalecimiento de la educación.

También hablamos de los retos que tenemos por delante. “Al futuro presidente le recomendaría dedicar el 30% de su tiempo a la educación, aumentar al 6% los recursos para educación y asegurar recursos de SGP para la atención integral a la primera infancia” dijo Antonio Celia, Presidente de Promigas. Atilio Pizarro,representante regionalde UNESCO,señaló: “Incluso si todos los países en América Latina y el Caribe se expandieran al ritmo más rápido jamás observado en la región, sólo el 62% conseguiría la enseñanza secundaria baja para 2030 y el 3% de los países conseguiría la enseñanza secundaria primaria universal”.

La Ministra de Educaciónreafirmó estos datos con cifras sobre cómo hemos mejorado en los indicadores educativos, pero tenemos grandes retos por delante, y resaltó la importancia de mantener los esfuerzos para garantizar una educación de calidad para todos, cerrar brechas entre lourbano y lo rural, y formarciudadanos con habilidades para una convivencia pacífica.

Tambiénrevisamos apuestas quesabemos que funcionan para mejorar nuestro sistema educativo. Javier González, director de SUMMA, el Laboratorio de Investigación e Innovación en Educación para América Latina y el Caribe,presentó50 prácticas exitosas identificadas en el mundo que sirven de ejemplo para el desarrollo de políticas públicas en la región y mostróuna potenteherramienta de la plataforma que permite comparar estrategias educativas y encontrar cuáles son más costo-efectivas, según datos obtenidos en evaluaciones hechas en diversas partes del mundo.

La Universidad de los Andes presentólos resultados preliminares de la evaluación de impacto del programa Rectores Líderes Transformadores, que venimos desarrollando mediante convenios público-privados, gracias al apoyo de diversas empresas del país. Los resultados evidencian que la formación a rectores, gracias a la transformación en sus competencias de liderazgo, de gestión escolar, gestión pedagógica y la convivencia en la escuela, tiene efectos positivos en los aprendizajes de los estudiantes.

Por último, la Secretaria de Educación distrital María Victoria Angulo, Bernardo Toro de la Fundación Avina,Gonzalo Ordoñez de la UIS, y Rafael Aubad de Proantioquia, hablaron de la importancia que tienen las regiones en el mejoramiento de la educación, no solo por su capacidad de apalancar mayores recursos para el sistema, sino por la posibilidad de generar trabajos articulados entre el sector público, privado, social y académico para definir políticas y desarrollar proyectos.

La jornada nos dejó grandes lecciones frente al impacto de haber construido un movimiento empresarial y social en torno a la educación y, sobre todo, frente al enorme reto que tenemos por delante quienes estamos comprometidos con un país que realmente ofrezca oportunidades de formación para todos.

*Directora Ejecutiva de la Fundación Empresarios por la Educación, una organización de la sociedad civil que conecta sueños, proyectos, actores y recursos para contribuir al mejoramiento de la calidad educativa.

 Fuente original: EL MUNDO